» » Bodegas Briego, 25 años en la Ribera de Duero

Bodegas Briego, 25 años en la Ribera de Duero

Publicado en: Sin categoría | 0

Cuando nuestra familia decidió entrar en la Denominación de Origen Ribera del Duero, jamás pensamos que nos estábamos subiendo a un barco cuyo rumbo estaba trazado: alcanzar un éxito rotundo en los mercados, tanto en los nacionales como los internacionales. De esto hace ya veinticinco años.

En Briego hicimos una apuesta casi en solitario, ya que en nuestro entorno apenas se habían levantado otras bodegas. Nuestro proyecto enológico no se encontraba en la parte baja del valle, donde se concentraban la mayor parte de las iniciativas en la época de los 90. Casualmente, eso fue lo que nos dio una personalidad propia. Plantamos nuestras viñas a mayor altura y, con los años, hemos recogido el diferencial de un terruño único. En todo momento, los que formamos parte de la familia de Bodegas Briego nos hemos sentido parte de ese gran proyecto de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Seguimos su mismo curso y su misma hoja de ruta, pues nuestros vinos aparecían entre los comentarios de la prensa especializada de la primera década, que ya auguraba una Ribera sólida y solvente como la que hoy conocemos. Un cuarto de siglo dedicado al mundo del vino es una magnífica plataforma que nos permite afianzar nuestra posición en los mercados. Al mismo tiempo que la DO alcanzaba notoriedad internacional, nuestras referencias se iban situando entre las preferencias de periodistas, críticos y prescriptores internacionales. Desde Bodegas Briego hemos formado parte de los grandes cambios sensoriales, es decir, de las características organolépticas de los tintos y su comportamiento en la madera. Hoy, nuestros vinos tienen un claro ADN del Duero. Nuestras plantaciones de encinas micorrizadas nos han permitido apostar por la producción de la tuber melanosporum, la cotizadísima trufa negra, joya y diamante indiscutible de la gastronomía española.

Creciendo, innovando y abriendo mercados durante 25 años. Hay quien dice que eso garantiza, al menos, otros setenta y cinco. Cuando los planteamientos agronómicos y enológicos son sólidos y la materia prima está garantizada, solo resta poner todo el conocimiento, el amor a una tierra y a la cultura del vino para esperar al 50 aniversario.

Dejar un comentario