» » Bodegas Briego, “la mecha de la recuperación vitivinícola” en Fompedraza

Bodegas Briego, “la mecha de la recuperación vitivinícola” en Fompedraza

Publicado en: Sin categoría | 0

En Bodegas Briego nos llena de orgullo leer los diferentes artículos publicados en medios regionales y nacionales en los que se ensalza tanto nuestra labor como familia de viticultores, como la calidad de nuestros vinos. Pero, además, este orgullo es aún mayor cuando las palabras de reconocimiento vienen de parte de una de los periodistas que acumula más años de experiencia y conocimiento en el sector del vino. Por ello, hoy queremos hablaros del artículo que Javier Pérez Andrés ha publicado en El Mundo de Castilla y León sobre Bodegas Briego.

Cabe señalar las palabras que Pérez Andrés dedica a la historia y los orígenes de nuestra bodega, fundamental para comprender nuestra realidad actual. “Cuando apenas quedaban un par de majuelos en su pueblo, a finales de los años 80 del siglo pasado, los hijos de Gaspar Benito decidieron devolver –y apostar– por la vitivinicultura en su pueblo, Fompedraza”, señala el periodista.

Con estas palabras, Pérez Andrés destaca un momento fundamental en el recorrido de Bodegas Briego. Ese en el que apostamos por nuestra tierra, por Fompedraza y por sus posibilidades, “fueron los Benito quienes encendieron la mecha de la recuperación vitivinícola, generadora de riqueza en su pueblo”, señala. Decidimos comenzar un camino en el que bregamos mucho, como no podía ser menos, hasta convertir Bodegas Briego en la referencia que es hoy en día, en una bodega premiada internacionalmente y reconocida por todos vosotros, los que probáis nuestros vinos y decidís apostar por ellos.

Pero, además de esos primeros pasos, en el artículo, publicado en el suplemento especializado La Posada, se pone en valor una de nuestras últimas apuestas: la truficultura. “La trufa, que ya ha empezado a aparecer en las dos últimas campañas, se va a convertir en el segundo reto de los hermanos Benito en el Duero. Todo empezó hace siete años, cuando plantaron 2.000 encinas micorrizadas sobre suelos calizos y cascajosos, con un marco de plantación de 6 por 6 metros”, puntualiza Pérez Andrés, quien, además, apoya nuestra apuesta como un nuevo incentivo para el turismo en la Ribera del Duero.

“Muy pronto, los enoturistas, sumilleres y otros profesionales del vino podrán disfrutar, en sus visitas a la bodega Briego, de una tabla de análisis sensorial insólita en el Duero, catando trufas y vinos de tempranillo producidos en el mismo terruño de la bodega”, señala, afirmando además que “será todo un reto poder degustar, al mismo tiempo, las cualidades organolépticas de un vino tinto ribereño y el punzante aroma de una trufa. Definitivamente, los hermanos Benito han conseguido que trufas y taninos compartan espacio en La Churrería”.

¡Es un honor que personas tan relevantes e influyentes en el sector en Castilla y León ponga en valor así tanto nuestra historia como nuestras iniciativas más recientes! Podéis leer el artículo completo aquí.

briego-posada

Dejar un comentario