» » ¿Cómo sobrevive la viña a las bajas temperaturas?

¿Cómo sobrevive la viña a las bajas temperaturas?

Publicado en: Noticias | 0

Si nos paramos a pensar en algunas características de la zona de Ribera del Duero en la que se encuentra Bodegas Briego, podemos pensar en los grandes vinos, en unos suelos arenosos y pedregosos, en una uva tempranillo característica… Pero también, en los grandes contrastes de temperatura. El frío y el calor son nuestros grandes acompañantes a lo largo del año. Y si en verano las diferencias entre el día y la noche son acusadas, lo cierto es que en invierno las bajas temperaturas marcan prácticamente la rutina diaria.

invierno-briego

Y es que en los términos vallisoletanos en los que tenemos plantados nuestros viñedos (Fompedraza, Peñafiel y Curiel de Duero) es muy fácil que el termómetro baje de los 0˚C a lo largo de los meses invernales. Teniendo en cuenta que la vid es una planta muy sensible y que se ve afectada de manera importante por los aspectos que la rodean, como son, por supuesto, las condiciones climatológicas, hoy queremos contaros cómo consigue sobrevivir a estas temperaturas gélidas a las que nos enfrentamos año tras año.

Después de décadas trabajando con y en ella, no nos cabe duda de que la planta es sabia. Por ello, su proceso de protección ante las heladas empieza una vez recogido su fruto en forma de racimo, cuando el otoño comienza a asomar y las hojas a caer. Es en ese momento cuando la viña traslada sus reservas y nutrientes a la raíz, protegiéndose así de las bajas temperaturas.

Aún habrá que esperar unos meses, hasta que el mercurio comience a subir unos grados, para que estas reservas se distribuyan de nuevo por la planta, dando lugar en primer lugar al lloro de la vid y, unas semanas después a la brotación, cuando los tonos verdes comiencen a devolver la vitalidad a los viñedos de Bodegas Briego.

Dejar un comentario